El Tiempo Semejante

Autores

Casa Editora
Juan Carlos Astudillo
Universidad del Azuay

Sinopsis

Todo en El tiempo semejante, el poemario de Juan Carlos Astudillo Sarmiento, es un retornar hacia la hondura del paisaje, del ser que forma un todo con la naturaleza, de la meditación inagotable, del pensamiento que parece un mar -de nubes, de silencios, de corrientes cristalinas-, en incesante vaivén trascendental, perenne.

Nuestro querido Tuga se siente unimismado con el paisaje, que le ofrece los motivos para una hermosa colección de fotos, en la que -con su delicado arte de fijación de imágenes- opta audazmente por el blanco y negro. Esto nos lleva a pensar que nunca habla directamente del entorno, por bello que pueda ser, si no de la resonancia que este tiene en el interior del alma humana; esos ecos milenarios que resuenan secretamente en nuestro interior, aunque no todos estemos en capacidad de percibirlos.

Por eso, el tiempo es semejante a sí mismo, a la mente y la sensibilidad del hombre, del poeta, y particularmente de Astudillo, en esa sutil relación en que entran él poeta, naturalmente, y el todo: las vivencias, las percepciones del mundo y del yo, la mujer, las hijas, los seres más próximos, los más amados, aquellos en los que la enigmática tempestad de lo temporal, tan pronto pasa como se detiene eternamente.

Biografía del autor/a

Juan Carlos Astudillo, Universidad del Azuay

Todo en El tiempo semejante, el poemario de Juan Carlos Astudillo Sarmiento, es un retornar hacia la hondura del paisaje, del ser que forma un todo con la naturaleza, de la meditación inagotable, del pensamiento que parece un mar -de nubes, de silencios, de corrientes cristalinas-, en incesante vaivén trascendental, perenne.

Nuestro querido Tuga se siente unimismado con el paisaje, que le ofrece los motivos para una hermosa colección de fotos, en la que -con su delicado arte de fijación de imágenes- opta audazmente por el blanco y negro. Esto nos lleva a pensar que nunca habla directamente del entorno, por bello que pueda ser, si no de la resonancia que este tiene en el interior del alma humana; esos ecos milenarios que resuenan secretamente en nuestro interior, aunque no todos estemos en capacidad de percibirlos.

Por eso, el tiempo es semejante a sí mismo, a la mente y la sensibilidad del hombre, del poeta, y particularmente de Astudillo, en esa sutil relación en que entran él poeta, naturalmente, y el todo: las vivencias, las percepciones del mundo y del yo, la mujer, las hijas, los seres más próximos, los más amados, aquellos en los que la enigmática tempestad de lo temporal, tan pronto pasa como se detiene eternamente.

Cubierta para El Tiempo Semejante
Publicado
November 5, 2020
Categorías